Infiltrado grabó citas en las que Santrich habría negociado cocaína

831

El  1.° de noviembre del año pasado, cuando su nombre acababa de ser oficializado como uno de los candidatos de la antigua guerrilla de las Farc a la Cámara de Representantes, el exnegociador de paz Jesús Santrich envió al abogado Armando Gómez España a entregar en el lobby de un hotel de Bogotá 5 kilos de cocaína a un contacto, como prueba de seriedad en un negocio de drogas por más de 15 millones de dólares.

Un día después, el exjefe guerrillero “se reunió con los compradores en su residencia” y allí se acordaron detalles para el envío de al menos 10 toneladas de cocaína cuyo destino final era Miami, Florida, donde también debía ser entregada la plata de la venta de droga.

Eso es lo que dice el explosivo expediente judicial por cuenta del cual se produjo el lunes el mayor sacudón en el proceso de paz con las Farc: la captura de Santrich por narcotráfico, su eventual salida de la nueva jurisdicción de paz y, además, su posible extradición a los Estados Unidos.

Santrich –uno de los más polémicos y reconocidos jefes de la guerrilla y quien debía llegar al Congreso en representación de su movimiento político el próximo 20 de julio– fue capturado en la misma residencia del occidente de Bogotá donde, según la DEA, se produjeron las reuniones con los compradores de droga. 

La noticia, que sin duda constituye una prueba de fuego para la solidez de la negociación de paz, sorprendió al país y llevó a un pronunciamiento extraordinario del presidente Juan Manuel Santos, quien el lunes, en compañía del fiscal Néstor Humberto Martínez, garantizó el pleno cumplimiento de los acuerdos para los ex Farc que se mantengan en la legalidad, pero aseguró que no habrá miramientos con los que pretendan hacerle conejo a la paz: “No me temblará la mano para autorizar la extradición si hay pruebas concluyentes y contundentes”.

Juan Manuel Santos y el fiscal Néstor Humberto Martínez

El presidente Juan Manuel Santos y el fiscal Néstor Humberto Martínez hablaron este lunes desde Casa de Nariño sobre la orden de captura a Santrich.

La antigua guerrilla aseguró por su lado que “la paz está en grave riesgo” y habla de un supuesto montaje en contra de sus líderes.

El acuerdo señala, claramente, que el narcotráfico puede ser considerado delito conexo con la rebelión incluso hasta la firma del acuerdo final, en noviembre de 2016. También advierte que cualquier delito cometido con posterioridad irá a la justicia ordinaria.

No me temblará la mano para autorizar la extradición si hay pruebas concluyentes y contundentes

En el dosier entregado por los EE. UU. –que dio lugar a una circular roja de Interpol contra Santrich y tres sujetos más: Gómez España (quien es padre de la exvirreina universal de belleza Carolina Gómez y estaba hospitalizado al momento de la captura); el también abogado Marlon Marín y el empresario Fabio Simón Younes Arboleda– se señala que la conspiración para enviar droga a los Estados Unidos empezó en junio del año pasado y se mantuvo incluso hasta la actualidad. Estados Unidos también sugiere una conexión de la red con Venezuela.

Compartir